jueves, 14 de mayo de 2009

¡Al DIABLO! con el DIABLO: El origen de Lucifer

Si DIOS existe es omnisciente, omnipresente y omnipotente.

Con estos criterios DIOS esta en todo, es todo y lo puede todo.

TODOS somos DIOS. Desde la piedra mas pequeña, hasta la estrella mas brillante del firmamento, pasando por todos los vertebrados, invertebrados y masistas mas salvajes.

La existencia del DIABLO, en esta definición es NULA. Pues no hay espacio en la bondad infinita para la mas absurda "maldad inherente" o "esencia del mal", etc.

Simplemente al existir el DIABLO, DIOS no existiría o no cumpliría con el concepto más básico de DIOS.

El pasaje que le dio origen a LUCIFER es este:

Isaías 14:12

“¡Cómo has caído del cielo, oh lucero de la mañana, hijo de la aurora! Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones.”

En vez de "lucero de la mañana", la palabra original fue LUCIFER. Es en esta cita que aparece ese nombre por primera vez.

Latín: "Quomodo cecidisti de caelo, lucifer, fili aurorae?! Deiectus es in terram, qui deiciebas gentes!, qui dicebas in corde tuo: 'In caelum conscendam, super astra Dei exaltabo solium meum, sedebo in monte conventus in lateribus aquilonis; ascendam super altitudinem nubium, similis ero Altissimo'" (Is 14.12-14)


El texto MAL TRADUCIDO Isaías 14:12 habla de la caída de un rey, pero alguien vio mención al DEMONIO y le dio nombre propio: LUCIFER. Este "error" puede verificarse en las BIBLIAS ANTIGUAS, las biblias modernas ya no tienen LUCIFER en ningún lado. Pero el ERROR ya se cometió y los CRISTIANOS creemos en el.


+++

Sin mencionar que la visión que tienen las tres religiones monoteístas de Lucifer varía tremendamente. Mientras que para los judíos Lucifer y Satán son dos entidades diferentes, y Satanás es un miembro de la Corte Celestial que ejerce como Procurador ó Fiscal del Cielo, asesorando a Dios como una especie de acusador, los cristianos ven en Lucifer y Satán a la misma entidad; un ser demoniaco, malvado, el Ángel Rebelde que inició una revolución contra Dios en aras de derrotarlo y no someterse a su voluntad. Para los cristianos, el Diablo es la personificación de toda la maldad del Universo, el origen de todo mal. En el Islam, el Diablo (Iblís) es sencillamente un djin ó genio malévolo, un espíritu de fuego pero no un ángel pues los ángeles son incapaces de rebelarse según el Corán. Incluso el nieto de Iblís se convirtió al Islam según un hadice.


+++



Aquí hay algunas citas donde en latín aparecía LUCIFER y por tratarse de Jesús u otras referencias LUEGO se tradujo como "LUCERO DE LA MAÑANA" y no como LUCIFER (Demonio, Satan, etc).

Apocalipsis 2:26-28

“26 Y al vencedor, al que guarda mis obras hasta el fin, Le daré autoridad sobre las naciones; 27 y las regirá con vara de hierro, como los vasos del alfarero son hechos pedazos, como yo también he recibido autoridad de mi Padre; 28 y le daré el lucero de la mañana.”

Apocalipsis 22:16


“Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.”

En este blog: http://iperich.bligoo.com/content/view/123273/Sabran_los_cristianos_que_la_Biblia_dice_que_Jesus_es_Lucifer.html

Usaron esas citas para llegar a la conclusión que si la Biblia es SAGRADA, entonces nos esta gritando que JESUS es LUCIFER.

Entonces, creer en LUCIFER es una reverenda tontería. Es SOLO una MALA traducción y temerle es absurdo. El Diablo, el demonio, etc. Son mitología pagana, la religión cristiana ha sido muy flexible respecto a SANTOS, ídolos y otros.

La gente tiende a culpar al “diablo” cuando sucumben ante sus mas bajos instintos. Lo que sucede es que no hay “cosas malas” o “cosas buenas”. Todo en esta vida es sagrado, al ser DIOS todo, entonces es también las “cosas malas”. Lo único que vinimos a hacer es APRENDER y las desventuras o dificultades solo nos hacen mejores personas o "mejores espiritus".

Yo lo veo como cuando aprendes a manejar bicicleta, al principio usabas “rueditas”, después te exigen quitarlas. Entonces te caes, te lastimas, etc. Quieres volver a las rueditas, pero el chiste es aprender a manejar sin ellas.

Creo que el concepto del DIABLO es bueno para aprender a tener respeto, para hacer que la gente le tema a algo y se logren objetivos. El objetivo es actuar con coherencia sin temor de ir al INFIERNO. Ese “CONCEPTO” fue útil en algún momento, pero mientras sigamos creyendo en el, estamos rezagando nuestro progreso. Olvidémonos del diablo, nadie se va a ir al infierno. El diablo no nos manipula, tendemos a querer hacer las cosas de la manera mas fácil y es totalmente natural.

1 comentario:

mitchguzman dijo...

Jesús también, segun la Biblia, fue tentado por Lucifer o el Diablo en el desierto. Belcebú también tentó a Eva en el Edén.

La Biblia es y será un bonito cuento de hadas. Un Dios vengativo, castigador y hasta inseguro pidendo pruebas de lealtad, súbitamente de la noche a la mañana se convierte en un Dios de Amor en las maravillosas enseñanzas de Jesús.

Para mi ese Dios, el del Nuevo Testamento, es el Dios personal de Jesús. Eso de las trilogías y mitologías maravillosos son inventos de los concilios de Trento y otros tantos. Además del mejor mercadotecnista que la Iglesia Católica y subsidiarias pudieron tener: Saulo de Tarso (un misógeno y reprimido sexual).

La pregunta no es si Dios existe o no, y por ende si el Diablo es el contrapeso celestial. Nunca lo podremos comprobar (ya que de muertos no regresamos para contarlo). La pregunta es, necesitamos a las religiones? La respuesta es NO!, Jesús jamás quizo fundar una Iglesia en su nombre, figura y/o mensaje ya que despreciaba (según la misma Biblia) a la jerarquía religiosa judía hipócrita y abusiva. Saulo fue el genio creativo... Todo estos se lo debemos al buen Pablito, que de Santo no tiene nada.

La religión ha sido un pretexto para mantener a la raza humana en vereda, pero claro, todas esas religiones jura y rejuran con son dueñas del copyright ©Dios. Si todas tienen la razón y ninguna dá el brazo a torcer, para el Islam, Cristianismo, Judaismo y otra por ahí, los infieles y sacrílegos no creyentes se van al infierno. Pues el diablo, ese tipo tan interesante, debe estar frotándose las manos porque a diario recibe algún no creyente de las religiones que se creen dueñas de la verdad.

A todo esto y basados en las matemáticas, Dios-Alá-Elohim está perdiendo la batalla.